la noche

Cuando el sol tras el monte se apaga,
y el crepúsculo dice silencio,
y amortajan las nieblas el valle,
del sol para el duelo;

de la tarde en la breve agonía,
cuando gime en las pencas el viento,
como faros, se encienden en lo alto
trémulos luceros.

A la luz de esos astros, velada
por la gasa sutil del ensueño,
otra tierra feliz adivino
de paz y misterio.

Y con rumbo a la patria soñada,
una estrella -mi estrella- a lo lejos,
me parece que alumbra la ansiada
ribera del cielo.

Poema escrito por willy heredia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *