Estuve tres horas esperando

Estuve tres horas esperando
frente a la puerta que engaña
cuando descubrí la mentira
te digo que acabé llorando.

Volví a casa y era de noche
me senté en aquel sillón
que solo me sirve de reproche
como un pequeño colofón.

Agité durante horas el licor
derramandose por la tarima
pensé_esto no ya no se quita_
y mi corazón guarda el rencor.

Recordaba frases incompletas
de cada musica que sonaba
la ajustaba a mi manera
y todavía escribo la letra.

Con vino, soporto el desvelo
todos dicen_no te reconozco_
pero es que no se enteran
que solo contigo era feliz.

poema escrito por Violeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *