Esto es para ti

¡ Oh blancas manos! cabellos de oro,
nívea en tu frente, pálido azahar;
y esa blancura que tanto adoro
lleva guardados, como un tesoro
tus ojos verde como la mar.

En vano suena mi pobre lira
a bello encanto tan seductor,
pues se que todo, todo es mentira;
¡Oh aquel que gime cuando suspira
por la esperanza de un nuevo amor!

Pobre del hombre que amor implora
y a cambio tiene la realidad;
¿Por que en la vida cuando se adora
se nos castiga con la traidora
verdad suprema de la frialdad?

¿mas en la vida quien no ha deseado
ser triste cirio del bello altar?
Comprende el verso que has inspirado,
que un beso ardiente lleva guardado
para tus ojos, como la mar.

Poema escrito por Angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *