MÁGICA ALBORADA

Una flor condensa su hermosura
detalle que fulgura la preciosidad
sus caricias olvidan mi amargura
luna llena albor en la inmensidad.

Envuelta por la mágica alborada
y vivir por siempre esta aventura
en mi cuento de ignoradas hadas
ni doncella ni dragón ni fantasías.

Un amor sentimental interpretaste
calmaste mis temores de pasiones
necesito tus abrazos y tus halagos
anhelo tu mirada ella sin reproche.

Necesito rosar tus labios en sonrojo
guardarte aquí en mi alma alojada
tu imagen en el espejo de mañana
evitando los dolores ellos en arrojo.

Me rebuscan tus labios y tu manos
aprietan las mías en calor de bocas
mi amor profundo estruja tu alma
enamorada anhelas ser conquistada.

Tu amado cuerpo destella la pasión
necesaria, consagrar en vino rosado
todo lo admirado tus ojos sollozan
la alegría, la vida tu amor salpicado.

Orando al tiempo la noche en horas
una a una no alcanza la madrugada
enemigo el destino que da ofrendas
arbitrarias de mi amor tú eres dueña.

Poema escrito por carlos Enrique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *