Que me depara el destino

La noche cae en derrota
la madrugada la acecha
mi alma como una flecha
vuela alto y se remonta.

Voy buscando algún camino
alzo los ojos al cielo
ante mi el desconsuelo
que me depara el destino.

Complicidad de las sombras
para alcanzar el silencio
si hay algo que yo aprecio
es ver como tu te asombras.

Tus ojos parecen llamas
si me miran arrobados
solo los enamorados
tu siempre a mi me reclamas.

Cuando miramos la luna
no sentimos el peligro
solo vemos el milagro
reflejado en la laguna.

Poema escrito por Magdalena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *