Cuando la luna aparece y su memoria habla

Y allí estaba la luna que buscaban mis ojos
Luciendo infinita entre las flores del sauce

La más bella en su brillo, la de plata y oro
La que cubrió con mantos noches de amores

La que juntos compartimos en cálidos abrazos
Escuchando silenciosa besos y gemidos

Inflamando con sus rayos la pasión de cuerpos
Ella fiel testigo de nuestras amorosas cuitas

Guardando los sueños, lo posible e imposible
Y allí estaba observándome sonriente de lejos

La mire cara a cara escrutándola en silencio
Quería saber si guarda aquel feliz tiempo

Si bondadosa me regala su amor de noche
Guardado con celo y pasión en mí pecho

Se movió suavemente y en su espejo
Reflejo el mar de olas mansas, las arenas

Dos rostros unidos en un beso, él y yo
Y la estrella que bajo con mi nombre

Una brillante rosa roja, versos y canciones
Amor que resistirá la distancia y el tiempo

Poema escrito por Lirio blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *