Duerme, Duerme

Duerme, duerme
en mi brazo,
que para eso diseñados están;
si no es cómodo, mi hombro, abnegado,
como si almohada de plumas de cisne
que tu sien acobijará, y florecerán sueños
con éste mi cuidar.

Duerme, duerme…
te despertaré con un beso en tu mejilla de porcelana,
será tan sincero como la blancura de las nubes
y los pétalos intactos de un nevado nardo de cristal.

Despierta, despierta…
la aurora toca tus párpados
para decirte que eres mi vida, y que sólo tú la tendrás.

Poema escrito por Ulises A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *