Chaiten

Una lágrima de cenizas cubrió su rostro

cuando salió de su cuidad,

atrás dejaba sus sueños, su vida

allí se quedaba su historia.

Camino lento cual Cristo al Calvario

sintió ser parte de esa pesadilla

abrazo a su mujer sintiéndose desnudo

quiso llorar cual niño de hambre llora.

Quién podría detener su dolor ahora

quizás las flamas del volcán

fuesen menos implacables

de haberles caído encima.

Pero como empezar nuevamente

lejos de su tierra que le vio crecer

que le formo en hombre

y le obsequió su mujer.

Si ya sus manos estaban cansadas

para levantar una nueva casa

sintió impotencia y soledad

giro hacia atrás y se despidió

de su amigo; su perro

lo dejaba a su suerte

lloro entonces como llora un hombre

con las manos apretadas

sin un gesto en la mirada

Tomo la mano de su vieja

la miro con ternura

a lver su cara demacrada

la beso con finura

Apreto el puño al caminar

Sonrío ya perdida su fe

Vamos vieja se hace tarde

ya, no volvió la vista atrás.

Poema escrito por Ainathin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *