Perdidos

Perdidos en la inmensidad del tiempo,

desaparecen los instantes que dieron vida y calor a los abrazos;

los que construyeron mundos de alegrías

donde por amor lágrimas de promesas todas se ofrecían,

y el nudo de la tristeza, implacable, apretaba la garganta,

en el simple “hasta luego”, donde “luego” en ahora se convertía;

y del corazón otro suspiro, gélido y solitario,

en el cielo, ciego buscaba y en la tierra, loco esperaba.

Perdidos en la inmensidad del tiempo,

arrebatados para siempre quedaron los amores;

bocas selladas en ojos cerrados de solitarios corazones;

de tantos “te quieros” olvidados en noches tapadas de escarcha;

tantas infamias tragadas en copas de oro regaladas,

de tantas miradas, dibujando cabriolas,

vestidas de sonrisas en el aire para siempre abandonadas.

Perdida en la inmensidad del tiempo,

una historia camina de la mano de una sombra;

va con ella una huella, y de ella una estrella que la hace bella,

va con ella un recuerdo prendido,

una mirada, un suspiro del alma,

otra historia divina que forma parte del tiempo vivido.

Poema escrito por FENIX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *