Cuando duele que te llamen amigo

Ojos negros
Pestañas largas
Labios delgados
Sonrisa iluminada
Piel acanelada
Ángel en la personalidad

Fue mirarte
Y me robaste el alma
Te coquetee sin inhibiciones
Fingiste no saber mis intenciones
Me pusiste la etiqueta de amigo
Mi corazón de muerte está herido

El tiempo
Nuestros caminos separo
Mas tu imagen
Nunca de mi mente se alejo
Jure no buscarte
¡Qué débil soy!

Ayer te llame
Conversamos como viejos amigos
Tu voz inundo mi ser
Sentí escalofríos en la piel
Al despedirte me llamaste amigo
Mi corazón de muerte está herido.

Poema escrito por tom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *