Extrañar

La vida me hace tomar
Ese trago amargo
Que abre las heridas
De sangre dulce.

No se decir adiós
Sin mirar atrás
En la noche
Llora sangre mi alma.

El sabor desgarrador de la tristeza
Será mi desayuno y mi cena
Lágrimas dulces embriagaran mi ser.

La soledad será mi compañía
El sol de la noche mi luz
El olvido mi esperanza
El recuerdo mi dolor.

No se decir adiós
Sin mirar tus ojos
Trago amargo he de tomar
Aprender a no extrañar.

El tiempo será mi consuelo
La vida mi descanso
Tu voz mi pesar
Tus ojos mi quebranto.

Nunca más.
Aprenderé a no extrañar
Mi vida está cansada
No se decir adiós
Sin mirar atrás

Poema escrito por carol Miranda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *