La vida los separó

Ella murió sin su amor
él, sin ella fue muriendo
el mar se volvió trovador
recitando olas de versos.

Se aman dos corazones
entre un rojo carmesí
de uno manan estrellas
con brillo luz de rubí.

Del otro brota lindo lazo
con borde de fantasía
y tomando las estrellas
rosarios de luz cosía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *