no es el engaño de yugo roto

No es el engaño de yugo roto,
sino el profundo crugir de la mañana,
crepitar de su dulce cantico que agoto.

Sueñan quienes ven su verdad africana,
no le dolerá el montaje de su cruel montura,
y,
no redoblará los tambores de mi presencia cercana.

corren los vientos de su llanto en amagura,
esperada por su endeble y loca sombra,
no por añorada sensacion de su bravura,
corrió el caballo en busca de esa triste figura.

se terminó la verdad del añejo árbol que labra,
la luz de un lugar vasto por moneda de ducado,
y rompió su mañana de la luna emborrachado,
que no conoce derrota del verde yugo abusado.

Poema escrito por Rockefeller Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *