Nido vació

Triste pensar del pensamiento mio,
¡Castillo de ilusión que se derrumba!
Entro a tu corazón y esta vació,
solo encontré unas flores y una tumba.

Donde tejiendo versos llegue un día,
con lágrimas regreso a este desierto;
pobre esperar de la esperanza mia
que rueca el verso en oración de muerto.

De aquel regazo de preciada calma
donde soñar el pensamiento mio,
Solo encontré la lobreguez de una alma,
el sueño roto, el corazón vació.

Solo tengo el consuelo del que llora,
¿Quien pudo darle rosas al desierto?
Tú que amaste mis versos dime ahora,
¿La tumba de quien es? ¿quien es el muerto?

Poema escrito por angel el tejedor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *