EL POEMA

Oh, que dulce eres
me gusta tu mirada tierna y sombría
tus andares dudosos y limpios
y tu frente arrugada y lisa

Muchos años han pasado
desde el paroxismo que dejamos
atrás en las colinas.

Me miraste aquel dia
mientras paseabamos cojidos de la mano
yo quise besar tus labios
pero tu te fuiste y me dejaste.

Quisiera que el tiempo regresara
y me dejara besarte
me estoy muriendo de cancer
y ya nunca podré abrazarte.

Solo te pifo que vengas
a mi tumba a sollozar
cuando yo me marche
de este mundo absurdo .

Poema escrito por Daniel Castilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *