Empestañado en la balada de tus ojos

Mirame bella,
como los ojos de la noche
bajo sus cielos estrellados;
porque todo lo mejor de tu mirada
es la luz
desde el trasfondo de tu alma
que reúne en su complemento
el cálido brillo
que la madruga ofrece al nuevo día.
Un sol más, una luna gestando vida,
mermando la gracia
de toda criatura para si
y cada influjo una trenza brillosa
que ilumina tiernamente
los mares y nuestros pesares.
Y así mi reina,
así es como quiero que me mires,
suave y tranquila,
con esa sonrisa que vence mis miedos
y me llena de brillos y colores
que hablan elocuentes sobre tu amor;
cuya bondad jamás miente
ni maldice.
Siempre inocente.
posteriormente: me bendice.

Poema escrito por Undómiel Miró

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *