Soneto Por Su Voz

Su voz me ciñe más que su presencia,
su voz hermosamente masculina,
su musical arista en que termina
toda posible duda y toda ausencia.

Tengo su voz y tengo su presencia
en desatadas ondas de agua fina,
nueva y azul… Su voz que determina
hasta los límites de la inocencia.

Lámina de ceñidos resplandores,
dulce metal, acuático sonido,
espejo de humo y vagos surtidores…

Ya por su voz el llanto se contiene.
Y al borde de su boca y de mi oído
toda la paz del mundo se detiene.

Poema escrito por Rafaela Chacón Nardi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *