Miradas de incienso

La vida me ha otorgado,
la oportunidad día a día,
de renovarme con brío
y de sentirme querida.

Como hermosa flor que
sus pétalos ofrece y sus
aromas extiende feliz,
para así enriquecerse.

Al mirarme al espejo,
esta mañana colorida,
encontré en mi rostro,
la mirada que perdía.

Mis ojos brillan serenos
y mi sonrisa engalana,
la tibieza de mi rostro,
cual dulcísima granada.

Mi cuerpo se tambalea,
al ritmo del viento, que
fresco llena de sueños,
lo que antes creí muerto.

La vida generosa hoy
me ha regalado la belleza,
que me inunda el alma
y me llena de entereza.

Hermosa me gritan por
la calle, los caballeros
galantes que me regalan,
sus miradas de incienso.

Poema escrito por Enamorada del amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *