¿Es esto verdadero amor o solo deseo satisfecho?

Te vi, única, maravillosa …
me sonreístes, con esa blancura que desborda …
Sí!, eras tu!, lo supe inmediatamente …
¡Eras mía!
Mi deseo ardiente suspiraba por ti,
ese calor desde lo profundo de mi ser …
que solo tu … divina mía … mi ángel … podías aplacar.
Yo te miraba con ojos de enamorado,
mi deseo oprimiendo mi garganta … casi sin aliento
Corrí!
Mis brazos por delante, mía! solo mía!
Ímpetu desbocado de pasión sin freno …
Te acogí con mis manos … con infinita ternura
viendo ese color tuyo… resplandecías …
¡Gloriosa!
Acerqué mis labios …
Y en un instante mágico …
el mundo perdió todo su sentido … solo estabas tu …
Bebí de ti … y me dije … ¡he encontrado mi destino!
Oh! Mi cerveza … solo mía … solo para mi sed.

Poema escrito por T.G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *