Encuentro fortuito, o, reencuentro obra de la causalidad

Miles de millones de seres que habitan en el planeta
acaso es casualidad que nuestro encuentro fuese posible
se dio en una hora determinada para ti tal vez increíble
aunque te parezca que del destino somos marionetas.

Somos parte según los alquimistas el Alma del Mundo
unas veces nos dividimos, y en otras nos reencontramos
y ese reencuentro se llama Amor para solidarizarnos
para hacer nuestra Pachamama un lugar más fecundo.

La tradición del sol me dice que eres mi complemento
como signo inconfundible por el brillo en los ojos
en la tradición de la luna existe otro procedimiento

un punto de luz situado encima del hombro izquierdo
lo creas o no, lo que está a la vista no requiere anteojos
y la soledad es el premio para quien esté en desacuerdo.

Poema escrito por Hermes Varillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *