DOS MIRADAS QUE SE CRUZAN Y UNA LAS QUE SE Encuentran

Dos miradas que se cruzan
y una las que se encuentran,
¿Dime si ante tal lindeza,
puede hacer el hombre algo?
Si el corazón en su torpeza,
consumido en el letargo,
deja sus puertas abiertas,
y tropieza con tal regalo.
¿No es acaso ya funesta,
la esperanza que albergamos,
para no aceptar como prenda,
la mirada del que amamos?
Es por ello que si aciertas,
a mirarla más de cerca,
cuanto más la contemplas,
es un beso que robamos.
Porque dos miradas, que se miran
y se encuentran, al final caen en la cuenta,
que es sola una cuando nos miramos

Poema escrito por ups

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *