ETERNO AMOR

Era una noche de lluvia, cuando te conocí,
vos buscabas amor, y yo te lo ofrecí.

Te abrace muy fuerte, para que no puedas escapar,
estaba más que feliz, había encontrado a quien amar.

Con lo dulce que fuiste, hiciste desaparecer mi amargura,
gracias por haber sido así, y por brindarme tanta ternura.

Me acuerdo de tu sonrisa, y también de tus gestos,
eras algo hermoso, eras algo perfecto.

Vi tu rostro iluminado, el día que nació nuestro hijo,
que íbamos a saber nosotros, que era nuestro único hijo.

A la madrugada me despierto, porque escucho a nuestro hijo gritar,
en sus sueños te llama a vos, pero no te puede encontrar.

Yo lo abrazo muy fuerte, cuando se pone a llorar,
te fuiste muy temprano, no te pudo disfrutar.

Yo sé que algún día, te vamos a terminar de extrañar,
porque ese será el bendito día, que nos vamos a poder reencontrar.

Poema escrito por Julián Ariel Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *