Dos Abrazos

Solo dos abrazos fueron de amor,
en dos abrazos se fundieron nuestros cuerpos,
cálidos abrazos comunicando sentimientos,
entregando pensamientos,
dos abrazos de alegría y de dolor,
de esperanza y de sumisión,
de inicio y final.

Dos abrazos inspirados en confianza,
uno para dar la bienvenida al amor,
el otro para decirle adiós.

Dos abrazos inundados de pasión,
en uno hay entrega, en el otro hay olvido,
un abrazo de esperanza, el otro de añoranza,
uno de dulzura, el otro de amargura.

Y es que bastaron dos abrazos
para entregarte mi vida,
uno en la presencia,
el otro en la ausencia…

Dulce juego de dolor,
tu esencia en mis brazos,
pero tu ausencia también,
brazos llenos de recuerdos,
también faltos de tu cuerpo.

Brazos que te amaron,
que se entregaron, si embargo,
hoy son brazos sin fuerza,
sin una razón para amar,
aferrados a un recuerdo,
resignados a vagar,
esperando ser llenados por un cuerpo,
por un alma,
para no dejarlo ir jamás.

Poema escrito por César Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *