Carta de Amor

Cómo exactamente descubrí
la inagotable fuente luminosa de tu vida,
pero cada vez que sale el sol,
cada vez que las aves alaban al creador,
yo también me uno a ellas.

Gracias por ser quien eres,
por dar valor y significado a los días felices de mi vida,
por tu temple incólume en la adversidad,
por tu sonrisa franca llena de ilusión,
por tu caudal de fe.

Te escribo esta carta y te escribiría mil,
y en todas diría que te amo por ser sútil,
amable trato y por tu limpia voz.
Y gracias también por ser mi amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *